Esta semana tenemos temática obligatoria en el Reto Blogger, nos toca dar una receta. Me encanta comer, de ello mi extraordinaria figura y cocinar se poco, pero lo intento y os voy a dar una de las recetas que he hecho un par de veces y ha triunfado, es más, estoy totalmente convencido que si la hacéis veréis a vuestros comensales llorar de autentico placer.

De cantidades no tengo ni idea, es una de las características de la cocina de mi madre, es todo a ojo y le salen las comidas exquisitas. Por lo tanto yo os indicaré los ingredientes y que cada uno lo haga a su gusto. La receta es una tarta, esta receta era de mi abuela, la mejoró mi madre y ahora yo os la digo.

Los ingredientes principales son galletas rio, nata, café, nescafe y mermelada de albaricoque. Es fácil de hacer y mucho más de comer, jaja. Sencillo lo primero que tenéis que hacer es café, una cafetera grande, lo dejáis enfriar un poco, a la nata montada le ponéis nescafe y lo mezcláis, cada uno a su gusto, es para hacer una especie de moka. Cogéis una bandeja del tamaño que queráis, y tenéis que empezar a hacer capas, cada capa lleva lo siguiente.

Primero bañáis las galletas en el café de antes y hacéis un capa de galletas bañadas, luego la cubrís de mermelada de albaricoque, evidentemente si es casera el resultado final mejora, pero no siempre hay tiempo para prepararla, lo dicho cubrís la bese de galletas de mermelada de albaricoque, la cantidad al gusto, luego lo cubrís con una capa de la moka que antes hemos preparado y así sucesivamente cuantas capas gustéis, en principio yo la haría de tres alturas, cada una de ellas con su capa de galletas, mermelada y moka. Una vez hayáis hecho todas las capas que consideréis oportunas cubrís todo con moka, por arriba y por lo laterales. Queda a libertad de cada uno decorarla, pero no es necesario, lo importante es lo que acabáis de hacer. Tenéis que meterla en la nevera para que enfríe.

Han pasado unas horas y podéis disfrutarla, os aseguro que cuando vosotros y los vuestros la probéis sabréis lo que es el cielo y a que huelen las nubes. Aquí os dejo mi receta, hacedla.

Aunque mi mejor receta es que disfrutéis de la vida, sed felices y haced felices a los que os rodean.

Abrazos para ellos y besos para ellas