Qué mundo más incompatible, o al menos es la conclusión que saco de mi experiencia personal. Supongo que no solo me ocurrirá a mí que a más gente le habrá ocurrido y es lo complicado que resulta que a la primera consigas que en un bar o restaurante te hagan una factura correcta.

Por norma cuando disfruto de una comida, cena o cualquier otra actividad en un bar o en restaurante pido al final factura, y creo que tardo mas en conseguirla (cuando la consigo) que en correr cuatro kilómetros (peso 110 kg). Me han puesto multitud de excusas, desde que la impresora no va, y que pasa que no sabes escribir a mano? Que no puede desglosarme la base y el IVA (nunca me acuerdo que yo me doctore en la NASA), que la persona que se encarga de las facturas no está (yo quiero ese trabajo, nunca está trabajando), que te pongo un cuño y eso vale, no eso no vale, la factura tiene que tener los datos de quien la emite, a quien y porque!!!!!! En los chinos vende blocs de facturas, pero claro hay que rellenarlas a mano y eso ya hemos dicho que era muy complicado.

Algunas veces he tenido problemas, porque claro si ellos no pueden darme la factura por qué tengo que pagar el impuesto de la factura? Y les digo que me cobren sin el impuesto correspondiente ya que no me hacen factura, entonces les descuadra. Ya no saben qué hacer ni que decir y lo más increíble normalmente después de decirles eso ya me pueden hacer la factura, porque todavía no me he encontrado el caso que me lo cobren y me descuenten el importe del IVA. Quien sabe a lo mejor algún día me dan directamente una factura cuando pida la cuenta, creo que no pero de ilusión también se vive.

Abrazos para ellos y besos para ellas